Yourbanclash, Madrid

Fotografía: Lora Grigorova

Video: Alberto Sibaja

El pasado mes de octubre estuvimos presentes en el festival She Makes Noise organizado por La Casa Encendida en donde tuvimos el enorme gusto de conocer a Deena Abdelwahed, la joven productora de música electrónica originaria de Túnez que es hoy en día una de las voces que representan a la juventud de un país que recientemente vivió las consecuencias de la revolución que tuvo lugar en 2011 y que dió origen a la Primavera Árabe.

La música de Deena es totalmente electrónica e incluye ritmos árabes creando un sentimiento de trance total en la pista de baile. Les dejamos a continuación nuestra interesantísima conversación con Deena, así como algunas fotos y videos de su directo en La Casa Encendida y por supuesto algunos tracks de su disco Klabb.

Eres de Túnez. Sabemos que en Túnez en los últimos años ha habido varios cambios a nivel social y político, ¿de qué manera ha influido esto en la música y el arte? ¿Hay algún tipo de movimiento que haya surgido a raíz de ello?

Hay un movimiento repartido, más que un movimiento artístico y musical general es muy nuevo y reciente de manera que los festivales de música electrónica se volvieron progresivamente más democratizados de manera que tenemos más apertura para organizar y asistir a este tipo de festivales y esto es más o menos lo que ha pasado en el país después del 2011: darnos la libertad de hacer este tipo de cosas, pero también porque nosotros ganamos confianza en nosotros mismos, coraje y también la policía le tiene cada vez más miedo a la prensa, por eso prefieren no abusar, pero sigue siendo difícil hacer fiestas de manera legal, pero nosotros lo hacemos de todas formas y si algo ocurre por lo menos tenemos a la prensa que nos respalda y eso es lo bueno.

A nivel artístico, en lo que respecta a la escena de la música electrónica tunecina, nos gusta mucho el house convencional y el techno, no hay mucha música experimental y de fusión, aún está surgiendo, pero en mi opinión es algo todavía muy tierno. Hay productores occidentales que ya hicieron esta fusión de música electrónica con melodías arábicas-orientales de manera bastante exitosa.

Tenemos entendido que hoy en día Túnez es un país árabe bastante abierto a las nuevas tendencias. Tu, siendo una de las impulsoras de este tipo de movimientos, ¿qué emociones y reacciones has percibido en la gente?

Para mi, de momento, el país árabe líder en música alternativa es Egipto y luego sigue el Líbano. Son muy buenos en ello! En Túnez somos más consumidores, de hecho se puede decir que somos los mejores consumidores! Por ejemplo, cuando vas a Egipto y el Líbano, los artistas que están haciendo cosas nuevas por ahí son mucho más apreciados en Túnez. Pero eso viene desde los años 50s, cuando estos países se volvieron líderes en el cine y la música árabes.

Es que Túnez es también un país más pequeño… El Líbano por ejemplo tuvo bastantes cosas y también tuvo una guerra…

Sí, ellos tienen muchas cosas de las cuales hablar: la guerra y también tienen muchos grupos étnicos y religiosos conviviendo en el país. En Túnez nosotros somos bastante homogéneos en comparación con el Líbano y también Egipto.

Pero luego al lado de Túnez está Arabia Saudita que es un país bastante más cerrado. Por eso te preguntaba sobre la reacción de la gente y qué nivel de tolerancia hay hacia por ejemplos la fusión que haces con tu música.

Bueno, hay gente que va a nuestras fiestas y otra gente que a sabiendas que hay DJs y alcohol no van. También, siempre la música techno y electrónica se considera como música para turistas o festivales donde se consumen drogas y uno se expresa, de lo cual mucha gente está en contra.

Y esto choca con la cultura musulmana.  

Mis padres por ejemplo no saben lo que hago. Saben algo, pero no todos los detalles. Si supieran los detalles, no sé qué pasaría. También, normalmente cuando me regreso a casa de una fiesta, la gente por supuesto que se da cuenta que he estado en una fiesta…

Y que tu también eres la líder de la fiesta, ¿verdad? (risas)

Si… Pero en la gente que va a las fiestas existe un cierto sentimiento de orgullo y también existe un sentimiento revolucionario y nacionalista de ver a gente de Túnez tener éxito afuera en otros países, de manera a que podemos probar y ganar confianza en nosotros mismos que podemos hacer lo mismo que todos los demás, de lo cual no estoy muy segura ya que es muy difícil y uno tiene de verdad que poner aparte la opinión de otros y las críticas.

¿Crees que la fusión que tu haces con música electrónica representa un tipo de contracultura en Túnez?

La opinión sobre la fusión que yo estoy haciendo es… Bueno, es muy experimental y hay gente que no la entiende a lo mejor porque es algo nuevo y hay otra gente que dice ¿qué es esto? Y lo ven como algo feo y muy agresivo, lo cual es en realidad uno de los objetivos porque de todas formas lo que está pasando en Túnez es muy agresivo y lo que yo buscaba era un espejo o algún tipo de reacción a lo que está pasando.

En tu música empleas vocales que están en árabe. ¿Qué mensajes tratas de transmitir a través de estos vocales?

Saqué los vocales de un tipo que hace videos en youtube en donde critica a la sociedad y la vida política en Túnez y la verdad es que el emplea una palabras muy muy groseras…

Sí, nosotros no entendemos porque no hablamos árabe…

Sí, pero se siente!

Sí, al escucharla pensamos que era algo picante…

Sí, es picante! Y es algo poco común hacer música con palabras feas. Siempre, cualquier producto artístico, sea una obra de teatro o música que contenga palabras feas siempre está conectado al mal gusto a nivel social, porque siempre queremos ser pijos y la cosa es que quería ver la reacción de los tunecinos hacia el mal gusto cuando es aplaudido a nivel internacional. La verdad es que funcionó y para la gente que es jóven y está en contra de la política.

Y los vocales están en árabe, pero en Túnez sabemos que la gente habla también francés. ¿Es cierto que la gente joven prefiere hablar cada vez más francés?

Entre nosotros hablamos árabe, pero el francés se usa en la educación, administración, por ejemplo si estás en una agencia de importación y exportación, tienes que ser muy fluido en francés, si estás en una farmacia, para entender el contenido de las medicinas, todo está en francés.

Y también tienen algunas palabras mezcladas, ya que la lengua es orgánica.

¡Exactamente! Por ejemplo, yo digo “tablier” que es delantal en francés y que es una palabra que no existe en árabe.

Sí, es algo que existe en las diferentes lenguas. Se añaden palabras que no existen en el idioma.

Sí, los franceses también lo hacen.

Es un reflejo de la multiculturalidad.

Exactamente! Lo que no existe lo arabizas un poco y le añades algunas especias.

Tu crees que tu música está incluida en el género del Global Bass o ¿dónde la colocarías?

Para mi es más música de club ya que estoy muy influenciada por la escena club de Boiler Room. Creo que la escena del Global Bass ya tiene sus convenciones y su estructura, mientras que el club combina diferentes géneros.

¿De qué manera Túnez y la música árabe influencian tu creación?

No soy una experta en música tunecina y tampoco soy una gran admiradora de ese tipo de música. La música folklórica sí me influencia, pero el proceso por el cual la incluyo es a través de la memoria. Por ejemplo, todos los años uno tiene que ir a las bodas y te obligan a bailar, o en el taxi los conductores siempre ponen música…

Es la misma historia en todas partes. Por ejemplo, en los balcanes ponen la chalga o en México existe la cumbia.

Sí, uno tiene que encarar eso como una forma de no estar fuera de la atmósfera. Por eso, yo soy tunecina, vivo en Túnez, hablo árabe y quiero hacer música electrónica y no me gusta la música tunecina, por eso yo necesitaba algo que hablara de mi y de esa manera recorrí a mi inconsciente porque cuando uno emplea la música folklórica tal cual eso significa que uno está contento con esa música y la quiere actualizar. Yo no la quiero actualizar, no quiero interferir, yo no los conozco y ellos no me conocen.

Entonces ¿te consideras más influida por la urbanidad tunecina?

Claro! Claro! Pero lo que trato es no solo usar samplers, porque si usara solo samplers eso significaría que hago de los tunecinos una referencia. A lo que quiero hacer referencia son mis días en Túnez, mis recuerdos. Quiero ser un ser humano de pies a cabeza, no quiero ser patriota, podría ser japonesa por ejemplo y me podría gustar la música tunecina, pero yo soy tunecina y no tengo la obligación de hacer música tunecina, pero lo que quiero es hablar de mi como mujer viviendo en Túnez.

¿Qué opinas de la religión musulmana y el uso del velo por las mujeres?

Yo no soy musulmana. Es peligroso decir eso, pero no quiero ser hipócrita.

Lo digo por el tema del machismo.

No creo que el machismo tenga que ver con la religión. Es algo muy social.

Crees que estás fuera de todo eso, entonces.

Ya quisiera, pero no estoy. Pero no le echo la culpa a la religión. Pero, tengo un amigo en Túnez que hacen música electrónica y usó el primer sura del Corán y yo le dije “¡Venga! ¡Tienes todos los samplers del mundo, por qué usas eso! ¡Déjalos en paz!”

Es que es muy curioso y muy interesante que la gente joven sigue envuelta en eso. Para mi es una confusión porque veo que para algunos el tema de la religión es hipocresía y para otros es “Sí, somos musulmanes, pero nos encanta la marihuana y a la vez leemos el Corán.” A lo mejor es peligroso afirmar eso…

No, no es peligroso! Hay muchos jóvenes en Túnez que ya defienden a los homosexuales, por ejemplo y poco a poco hay más liberación, y hay otra gente que sigue creyendo en un dios y a la vez apoyando a ese tipo de movimientos. A lo mejor es peligroso para ellos y entre ellos y su dios. Pero a nivel social, el problema es que está el Corán y están las leyes Imán que sería lo equivalente al Vaticano. Lo más peligroso es obligar a tu vecino.

¿Crees que con tu música expresas libertad?

A lo mejor si empleo un sampler de alguien diciendo “libertad” (se ríe). Sí, a lo mejor si te vas a un nivel más filosófico o artístico?

¿Te sientes artista?

Sí. Porque siempre estoy preocupada en producir sentimientos a través de mi música y qué impresión o reacción puedo obtener de los demás.

¿Notas una gran diferencia entre las reacciones en Túnez y en Europa?

Bueno, Europa es grande…

O a nivel cultural…

Creo que la cultura no determina la reacción de la gente, pero creo que depende más del contexto. Si toco en Túnez a las 3 de la mañana la gente va a bailar, besarse, hacer fiesta, etc. Pero, si toco en Berlín a las 10 de la mañana no van a hacer lo mismo. Pero eso creo que depende más bien del contexto, aunque siempre que alguien compra una entrada para ver algo eso significa que lo quieren entender o sentir. La gran diferencia es que normalmente hay más gente en Europa que me va a ver, mientras que en Túnez son más mis amigos los que van o es siempre la misma gente. En Túnez es más fácil que se me critique porque hablamos el mismo idioma.

¡Sí, eso es muy normal! La gente lo hace por decir algo. Y última pregunta, ¿cuál es tu instrumento favorito? Puede ser cualquier cosa.

Las percusiones. Cualquier tipo de percusiones, incluso una silla.