Yourbanclash, Lisboa

Fotografía y video: Alberto Sibaja y Lora Grigorova

Facebook Gaspar Silva Official

Desde principios de los  años 2000 el kuduro ha ido ganando fuerza en el panorama musical global. Este género tuvo su difusión a nivel europeo desde Lisboa, ciudad en donde la multiculturalidad resultante del pasado colonial portugués está cada vez más marcada en la sociedad. Si uno camina por la calles lisboetas es imposible no darse cuenta del diálogo que existe entre diferentes culturas y las fusiones que se están cociendo como consecuencia de ello.

Todo  se puede observar en el transcurso de la Rua Augusta, la céntrica calle que desemboca en la Plaza de Comercio, siendo uno de los principales puntos de tránsito de la capital portuguesa. En un tramo de esta calle por las tardes, ya es normal encontrarse con una gran aglomeración de gente bailando al ritmo del kuduro a cargo del músico angolano Gaspar Silva, quien lleva ya cinco años contagiando a la gente con sus percusiones. Entre los distintos performances de Gaspar, nos llama la atención su acto en solitario en el cual logra sacar a bailar de manera improvisada a sus espectadores, sea cual sea su edad, género o nacionalidad.

Les dejamos a continuación nuestra interesantísima charla con Gaspar Silva y algunas fotos y videos que hicimos de su acto callejero.

La música que tocas es kuduro, ¿verdad?

Sí, es un ritmo de la cultura angolana. Yo decidí traer este arte de Angola a Lisboa, siendo yo angolano.

Y ¿cuánto tiempo llevas tocando aquí en la calle?

Ya cinco años.

¡Cinco años! Sí, es que ya hemos pasado por aquí en diferentes ocasiones cuando venimos a Lisboa y siempre vemos a gente bailando aquí contigo y nos llamaba la atención.

Es contagiante el kuduro (se ríe).

Y en los últimos años el kuduro sí se ha vuelto en un género importante, ¿verdad? Tiene más fuerza.

Sí, mucho más fuerza. Ha crecido muchísimo! Portugal solo fue la puerta de entrada. Hoy en día es conocido en muchos países de Europa y hay buenos bailarines de kuduro en diferentes partes del mundo. Eso es muy bueno para el desarrollo de la cultura angolana y el arte. Y es eso. El kuduro logra tocar a todos, desde los dieciocho hasta los ochenta.

Y tu ¿cómo logras sacar a la gente a bailar?

¡Es todo improvisado! El ritmo está aquí, después cada uno baila como sabe. Es lo bonito de esto. En lugar de ser algo ya coreografiado y preparado, a veces vemos a gente que jamás imaginamos que baila que salen y nos sorprendemos!

¿Cuánto tiempo al día normalmente tocas en la calle?

Depende… A veces toco tres horas al día, a veces cuatro, depende… Es que también, yo tengo tres performances diferentes. Aparte de tocar solo, como me acaban de ver, dentro de poco llegan mis bailarines con los que tenemos un acto algo más preparado y coreografiado, y aparte de eso también tengo un performance con violonchelo con un chico de Letonia.

¿Es algún tipo de fusión con jazz?

Lo nuestro no es jazz, pero un clásico con batida. Tenemos varios videos que pueden ver en mi página de facebook.

Última pregunta: ¿qué músicos de kuduro nos recomiendas?

¡Yo les recomiendo a Nerú Americano que para mi hoy en día es el mejor!