Lora Grigorova, Madrid

Foto de portada: Lora Grigorova (sígueme en instagram @lorrain.onice)

Ya en ocasiones anteriores hemos hablado sobre el Minimalismo como estilo de vida que se ha desarrollado en los últimos años especialmente en Europa, Estados Unidos y Japón. Sin embargo, el término proviene del movimiento estético homónimo que surgió a finales de la Segunda Guerra Mundial y que afectó en primera instancia a las artes visuales y luego, en los 1950s y 1960s, a la moda.

(1950s)

En la presente década, quizás como consecuencia de la crisis económica, hubo una vuelta hacia el minimalismo en la moda, en especial entre la comunidad de bloggers en las redes sociales. De esta forma, bajo el lema “menos es más” la moda minimalista se caracteriza por el empleo de uno o pocos colores normalmente neutros contrastando con un maquillaje más colorido, formas geométricas, telas lisas y actualmente se ha añadido la noción de sostenibilidad, apostando por telas ecológicas y de mejor calidad que las empleadas por la llamada “moda rápida”. De esta manera, los militantes de esta tendencia prefieren tener menos ropa, pero invertir en prendas más duraderas.

(1960s)

Originalmente, el minimalismo en la moda surgió como un intento de impersonalidad consecuente de la incorporación de la mujer al mercado laboral y su necesidad de atuendos más prácticos. En los años 60s, a raíz de las nuevas exploraciones espaciales, se le añadió un carácter futurista a este estilo. En la actualidad, la idea predominante por detrás de esta tendencia es lograr un look ostentoso con una inversión mínima, de igual forma que el concepto de minimalismo se puede aplicar al hecho de poseer un mínimo número de piezas de ropa en el armario, sin seguir una estética determinada.

Se puede considerar como una de las pioneras del minimalismo a Coco Chanel que hablaba de “simplicidad” y entre cuyas frases más célebres está “Antes de salir de casa, mírate siempre en el espejo y quítate un accesorio”. Coco defendía la idea de poseer un número limitado de piezas de ropa indispensables, entre las cuales destaca un pequeño vestido negro, elegante y apropiado para todas las ocasiones.

Entre las personalidades más influyentes en la moda minimalista está la blogger sueca Jenny Mustard que vive en Berlín con su novio el videógrafo David Mustard, con quien tienen un canal de youtube enfocado en el minimalismo en la moda, la cocina y el estilo de vida. Otras celebridades que destacan por su tendencia minimalista son la fotógrafa Tasya van Ree, cuyo trabajo fotográfico tiene una estética claramente simplista y que también ha colaborado en diferentes ocasiones en el diseño de colecciones de moda, tal y como es el caso del sombrero que define su look; además, está la artista multimedia conocida como LE Fawnhawk.

No obstante, para aquellos que asocian la moda minimalista a algo insípido en blanco y negro, cabe destacar que de igual manera se puede utilizar una estética minimalista y colorida. Es el ejemplo de la instagramer @lemonadejar quien sobre una base blanca juega con los colores y las texturas. Como podemos ver, el minimalismo es muy variado y es una tendencia que jamás saldrá de moda.