Lora Grigorova, Oaxaca

Fotografía ©Lora Grigorova

Sígueme en Instagram: lorrain.onice

2

 

El minimalismo surge después de la Segunda Guerra Mundial como una expresión artística que luego se extiende a la música, la literatura y el cine; no obstante, en los últimos años, como reacción a la sobrepoblación, el materialismo y el constante desperdicio que genera la sociedad global actual, se ha desarrollado un minimalismo que abarca todos los aspectos de la vida de los individuos que lo practican.

1

También conocida como “Simple Living” (Vida Simple), la forma de vida minimalista es una práctica voluntaria que consiste en llevar una existencia con un número reducido de posesiones y una filosofía más enfocada en estar satisfecho con lo que se tiene, no con lo que se desea. Estas prácticas pueden estar relacionadas con creencias religiosas, salud, equilibrio espiritual, gusto estético, austeridad económica o reducción de estrés y se han estado desarrollando cada vez más en los países sajones, norte de Europa, Estados Unidos y Japón.

3

La forma de vida minimalista es diferente en cada persona, pero entre las características más comunes son poseer sólo la cantidad de objetos necesarios para vivir y cumplir con los quehaceres del diário y ser amigo del medio ambiente. A esto, muchos minimalistas suman una alimentación vegana y una estética simple basada en colores neutros como el blanco, el negro y el gris, tanto en la forma de vestir como en la forma de decorar sus hogares. Luego, hay muchas parejas minimalistas que eligen no tener hijos, con el objetivo de no colaborar para el nivel de sobrepoblación de la Tierra, mientras que hay otros que aunque tengan hijos los educan desde muy pequeños a llevar a cabo una forma de vida simple y austera.

4

Hay personas que sí han llevado al minimalismo a un extremo, llegando a vivir en espacios muy reducidos como furgonetas y poseyendo menos de 50 objetos, a la vez que hay otros minimalistas que nos enseñan que es posible vivir de manera simple y con estilo. Cualquier tipo de minimalismo es válido, siempre que haga a uno feliz, sea bueno para el medio ambiente y no afecte a los demás que se encuentran a su alrededor. Lo que sí está comprobado es que desde el 2010 hay cada vez más personas que han adoptado un modo de vida minimalista y el concepto está causando cada vez más furor en los diferentes sectores de las redes sociales.

Unos de los pioneros en hablar de la forma de vida minimalista en internet fueron Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus, quienes son mejor conocidos como The Minimalists. Estos dos jóvenes treintañeros adoptaron un modo de vida más simple en el 2008 cuando se vieron en serios problemas económicos y crearon su página web en el 2010 para compartir su experiencia con la comunidad cibernética. El primer mes tuvieron solo 52 visitantes, mientras que en el 2015 ya superaron los 2 millones de visitantes y más de 80 mil fans en facebook. Son los directores de un documental llamado “Minimalism: A Documentary About Important Things” (Minimalismo: Un documental sobre cosas importantes) el cual se puede adquirir en su página web.

5

Es curioso que después de tantos años de consumismo compulsivo haya personas que se estén decantando por una existencia que se asemeja más a la austeridad monástica, pero adoptada a la modernidad. Creo que el minimalismo como forma de vida es un paso necesario para el progreso de la sociedad y el hecho de que cada día más ciudadanos se estén volviendo minimalistas es un dato muy optimista. En artículos posteriores les voy a compartir algunos de mis minimalistas favoritos para que les sirva de inspiración por si quisieran probar o adoptar algunas de las prácticas de la vida minimalista.