Yourbanclash, Oaxaca

aly1

Para todos aquellos que les guste sentir, para aquellos que les gusten los sonidos profundos, que estén enamorados de la cultura mexicana, que les encante bailar y que sean adictos a la música electrónica, el próximo viernes 15 de mayo no se pueden perder la presentación de Alyosha Barreiro junto con Disko Balkan en el Txalaparta Bar de Oaxaca.

Artista electrónico, productor musical y DJ, Alyosha Barreiro es hoy en día uno de los máximos exponentes de la música electrónica mexicana. Internacionalmente conocido, es representante de Pioneer y Traktor en México y ha actuado en los mayores escenarios del país para audiencias masivas, como fue el caso del centenario de México en el escenario del Ángel de la Independencia. Su producción destaca por la fusión de música electrónica con sonidos prehispánicos, de manera a crear unas atmósferas energéticas únicas transformando a sus presentaciones en toda una experiencia inolvidable.

Les presentamos a continuación nuestra entrevista con Alyosha Barreiro, la cual es solo una pequeña probadita de su esperada presentación en Oaxaca.

En tu infancia y adolescencia, ¿hubo alguna figura de tu familia o amigo que te haya inspirado y haya despertado tu interés por la música electrónica?

Antes que nada, muchas gracias por la entrevista. Yo vengo de una família de artistas. Todos tocaban de alguna forma algún instrumento, pero nadie era músico como tal. Mi mamá es pintora, mi papá es escultor, mi abuelo es arquitecto y pintor, y mi tía es también pintora. Todos, de alguna forma, venían de este medio artístico y por eso no fue una gran sorpresa cuando yo le dije a mi mamá que quería ser músico.

Yo quise ser músico desde muy pequeño y a mi me gusta la electrónica desde muy chiquito. No te sé decir quién fue el primero que me inspiró, pero yo empecé con las percusiones como instrumento y la música electrónica y las percusiones son un idioma bastante similar. Yo pienso mucho en el ritmo, me cuesta pensar en melodías y en letras, por eso creo que para mi fue un género muy natural haberme involucrado en la electrónica.

¿Cual es el origen del nombre Alyosha Barreiro?

La historia de mi nombre es bastante simpática: me lo empiezan a decir al principio como apodo, porque era un personaje de Los hermanos Karamazov de Dostoyevsky. Mis papás estaban leyendo la novela y les gustó el personaje, el cual es el menor de los hermanos. Empezó como apodo y se quedó como mi nombre. Es un nombre que mucha gente piensa que es un nombre artístico que me inventé, pero es en realidad el único nombre por el que me han llamado desde que nací.

Respecto a tu formación musical, ¿en algún momento tuviste algún vínculo con la música clásica?

Desafortunadamente, la formación musical en México es muy mala. En la escuela, yo siempre quise estudiar música desde que me acuerdo. La música clásica que me gustaba, pero en las escuelas en México nunca pasas del Himno de la Alegría en flauta. No hay facilidad para ir a la escuela de música en este país, hay muchos bloqueos y no te dejan entrar tan fácil en un conservatorio, además de que no hay cursos para preparar a un chavito que va en la prepa y quiere estudiar música.

No fue hasta que me gradué de la preparatoria que entré a estudiar en el Berklee College of Music en Boston, que es una escuela de música contemporánea. No fue hasta ese momento que tuve la posibilidad de entrar a un conocimiento y a una formación musical más completa.

Les voy a contar como empecé a hacer música realmente. A mi de chavito me encantaba toda esa onda de ser DJ y agarraba todas las caseteras y los estéreos de mi casa y con los cassettes me ponía un cassette de un lado y otro del otro y con el volumen lo subía y bajaba y esa era mi forma de armar fiesta. La gente se entretenía y les parecía muy divertido que hubiera un niño de 14 años echando fiesta. Después, fui a una feria del libro con mi mamá donde me enseñaron a hacer un tambor y me encantó esa cosa de las percusiones y empecé a hacer mis propios tambores de maguey. Sonaban muy mal la verdad, pero eran muy bonitos y todos los clientes que le iban a comprar cuadros a mi mamá se los llevaban de decoración y me pagaban. Por eso, empecé a comprar instrumentos que sonaban un poquito mejor y es por eso que me enfoqué en las percusiones. En algunos festivales que se daban en los 90s me contrataban para tocar con DJs percusiones y me encantaba. Entonces así empecé a trabajar en la música. La primera vez que me pagaron yo tenía 14 años, hoy tengo 38. Entonces sí, llevo ya un rato trabajando en la música.

aly2

¿Por qué te enamoraste de las percusiones?

Siempre me gustó la música desde chiquito. No te puedo decir por qué me enamoré de la percusión. Me gustaba, pero además creo que tenía yo cierta facilidad para esto; o sea, habia muchos amigos mios que estaban pegados a los videojuegos, pero a mi me gustaban las percusiones.

¿A lo mejor sientes que las percusiones dictan el tiempo de la música? Pues hay muchos músicos que creen que lo más importante en música electrónica y la música en general es el tiempo, llegando incluso a cronometrar los conciertos.

Sí, claro. Hay gente que lleva los metrónomos y sí, cada quien tiene su visión de la música electrónica ya que tiene tiempos muy mecánicos, es algo computarizado, no es esta cuestión como el jazz en donde el tiempo fluctúa. Si es lo más importante o no, yo no te lo puedo decir, pero realmente, la conciencia del tiempo en la música es importantíssimo. Entonces, cuando se trata de un baterista, no puede haber un mal baterista porque si hace mal el tiempo todo se va a volar. Es clave.

¿En qué proyectos estás trabajando ahora mismo?

Yo tengo tres proyectos. El primero es Alyosha Barreiro que es un proyecto de música electrónica underground que es el que voy a presentar en Oaxaca. Este va desde un live act hasta un DJ set, depende mucho del lugar y depende de la etapa de la vida en la que esté yo. Hubo una época en la que solo tocaba live acts, pero era algo muy cansado y muy estresante. Fue una época en la que tocaba muchísimos masivos; por ejemplo, en tres años toqué tres veces en el Zócalo capitalino, toqué en el Centenario, toqué en cosas bastante grandes. Sí considero que uno de estos conciertos tiene que contener música 100% original, pero después cuando voy a tocar a clubs depende de como va la gente. Es como una plática. A mi tocar y meter cosas en vivo me divierte muchísimo, entonces trato de combinarlo.

Después está mi proyecto de Prehispánica Electrónica, en el cual colaboro con Nok-Niuk, que es para mi lo que es hoy en día el grupo más importante sobre cultura azteca. Yo quería incluir un poco de nuestra cultura en lo que hago. A mi me encanta como tratar de regresar a los escenarios y de compartir nuestra cultura con quien quiera verlo. Además, esto no son bailarines que agarré y que les hicimos disfraces y los pusimos en un escenario, sino que realmente ellos creen en lo que hacen, creen en una cultura que quieren comunicar y en unos rituales. Para ellos, realmente es importante esta comunicación. Entonces, es bien bonito.

El tercero es un proyecto de música más conceptual y más experimental que empecé con un amigo holandés llamado Piet Jan Blauw. Es un artista electrónico contemporáneo que ya tiene 70 años. Me mandó un mail diciendo que había visto mis videos en facebook y que le encantaban y que quería hacer algo conmigo. Entonces le dije que viniera a México y sí vino y es increíble lo que hace porque inventa sus aparatos, desde el chip, que lo manda hacer a China, hasta el programa y la música. Entonces, este es un proyecto más de arte sonoro experimental.

Si tu dieras un prognóstico del futuro de la electrónica ¿cuál sería?

La música electrónica empieza como un género muy experimental que se fue abriendo. Yo creo que la música, tanto el pop como el rock como la electrónica, cuando se vuelven comerciales de alguna forma pierden esta experimentalidad. La música electrónica empieza con el Manifiesto Futurista que pretendía poner la grandeza de las grandes urbes, de los trasatlánticos, de los trenes, en el poema sinfónico de la música. Entonces, creo que todos estos géneros van perdiendo la cosa experimental, pero eso no es bueno ni malo. Así pasa y hay que aceptarlo. Yo creo que la música electrónica todavía no se acaba. Está apenas empezando… Digo, hay desde el Dubstep y todos estos géneros nuevos que estan saliendo… Vamos a ver que pasa. Muchos vienen y se van muy rápido… Muchos se quedan… Ojalá siga evolucionando y no se quede estancado.

Yo ahorita estoy trabajando en un disco de Prehispanica Electrónica y estoy tratando, lo cual es es bien difícil, de salirme de estas modas y es bien interesante lo que sucede, porque hay música que te gusta que, de repente, dependiendo de tu estado de ánimo lo oyes diferente. Es bien interesante hacer música y en donde termine no te puedo decir…

¿Notas algún incremento del interés del público mexicano hacia la electrónica desde que empezaste hasta la fecha?

Definitivamente, yo creo que sí hay muchísimo más interés y muchísima más accesibilidad. Nuestra estación de radio más grande hoy en día es Beat y es de música electrónica. No es necesariamente una estación que abarca todos los géneros de la electrónica, pero sí veo que cada vez hay más interés por entender y conocer. ¡La música electrónica es muy grande!

txala