Lora Grigorova, Oaxaca

The-Next-Black-Documentary-01

Desde principios del siglo XX, poco ha cambiado en la manera en la que nos vestimos. Las modas varían ligeramente y se van turnando, pero seguimos usando tela para cubrir nuestros cuerpos y a esa tela le damos forma empleando hilos y agujas. Desde el año 2000, el llamado método “fast fashion” (moda rápida o moda basura) se implantó de manera fija en la industria, de manera que se trata de crear ropa diseñada en un país, producida de manera masiva en otro en donde la mano de obra es barata, para proseguir con su distribución a nivel mundial.

Ha dejado de existir la costumbre de ir con el modista que te hace una pieza a tu medida y gusto. Las generaciones anteriores estaban acostumbradas a cuidar de sus prendas y a repararlas, pero el hábito de ir al sastre ya se ha perdido y la gente prefiere tirar la ropa y comprar nueva. Lo que existe hoy en día son tallas únicas y modas instauradas por las grandes multinacionales. Esto conlleva a la producción de ropa de menor calidad de manera a incrementar el consumo, lo cual causa daños muy serios a la naturaleza.

bla3

Campañas como Patagonia, ideada por Rick Ridgeway, han tratado de cambiar los hábitos de los consumidores tratando de incitarlos a comprar solamente la ropa que necesiten, pero de mayor calidad y que dure más tiempo, al igual que los motivan a reciclar su ropa. Otra propuesta es la de Sophie Mather con Yeh Group que han estado desarrollando métodos para fabricar telas sin emplear agua, de manera a bajar el nivel de contaminación en el mundo. A todas estas propuestas se les ha empezado a denominar “slow fashion” (moda lenta) y poco a poco están tratando de ganar la atención de la gente.

7-The-Next-Black-A-film-about-the-Future-of-Clothing-yatzer

No obstante, varios diseñadores actuales están tratando de aprovechar las nuevas tecnologías para crear nuevas propuestas de moda innovadoras y sostenibles. En esta tarea participan también arquitectos, físicos, ingenieros, biólogos entre otros y la idea es de volver la fantasía de ciencia y ficción en realidad.

bla5

Entre las propuestas que han surgido en los últimos años está la de Studio XO a cargo de Nancy Tilbury. Su “laboratorio”, como le llama, está constituido por distintos sectores: programación, costura tradicional y un espacio híbrido que contiene, entre otras cosas, impresoras 3D. Tilbury afirma: “En Studio XO somos diseñadores más que nada. Exploramos a la ciencia y ficción. Empezamos con una narrativa, imaginamos un mundo y lo que se trata es volver a la ciencia y ficción en ciencia-realidad.” Nancy es considerada como una de las pioneras en fusionar tecnología y moda y ya ha tenido la oportunidad de vestir a celebridades como los The Black Eyed Peas y Lady Gaga, pero su meta final sería que sus creaciones se usaran cotidianamente en la calle.

Otra marca revolucionaria en los últimos años es Adidas. Aquí, el diseñador Matt Hymers ha estado desarrollando su proyecto de “ropa inteligente”. Esta propuesta es algo más discreta y muchos no se dan cuenta del cambio que la ropa deportiva Adidas de alta categoría ha sufrido. En la actualidad existen sensores de movimiento que permiten recopilar información sobre el bienestar de su portador. Esta herramienta ya fue testada por varios equipos de fútbol entre los cuales está el Milán, México, Argentina y Estados Unidos. La idea es que en el futuro la “ropa inteligente” sea de uso masivo y que permita al ser humano tener una mejor idea de qué es lo que está ocurriendo con su cuerpo y cuál es la forma de mejorar su bienestar físico.

bla2

Otra empresa que está cambiando el rumbo de la moda es Biocouture, enfocada en transformar materiales vivientes y biológicos en ropa de moda y deporte. Su impulsora Suzanne Lee trabaja en conjunto con varios laboratorios científicos para crear telas sostenibles de té verde, azúcar, vinagre de cidra y bacterias. “Esta es una manera de crear moda que está más cercana a la de hacer cerveza o cocinar que cualquier proceso de costura tradicional.” afirma Suzanne revelando que sus planes para el futuro son desarrollar su proyecto de telas anti-agua y también de telas benéficas para la piel y el organismo humano en general. Según la diseñadora, el 99% del planeta tierra está constituido por materiales que podrían originar tela y que no tienen componentes de plástico ni químicos.

bla7

Para más información está el reciente documental dirigido por David Dworsky y Victor Kohler The Next Black – A film about the Future of Clothing. ¿Y tu? ¿Ya estás listo para adoptar las últimas tendencias de la moda?