Yourbanclash, Oaxaca

Fotografía: Betto Sibaja (durante el concierto en el Txalaparta Bar)

Redacción: Lora Grigorova

kanguros1

Exploradores del espacio sideral vienen a México para experimentar con la cumbia. Son los The Cumbia Cosmonauts, un grupo musical originario de Melbourne, Australia, que forma parte del movimiento mundial de Global Bass.

Yourbanclash tuvo el gusto de conocer a Saca La Mois DJ a.k.a. Moses Iten, quien acompañado de VJ Jean Poole a.k.a. Sean Healy, trajo el proyecto de The Cumbia Cosmonauts a México a través de una gira que empezó a finales de noviembre y recorrió, en un mes y medio, distintos estados del país llegando incluso a Los Ángeles. La gira fue patrocinada por los fans del grupo y tuvo como principal objetivo, no solo compartir su música, sino también conocer en persona a distintos artistas nacionales con quienes Moses había estado en contacto durante años a través de internet y quienes han contribuido, de cierta manera, en la creación de su sonido.

El show de The Cumbia Cosmonauts es muy potente y lleno de color. Bailar se vuelve en una reacción inevitable, gracias a la mezcla de ritmos latinos y africanos con electrónica, los cuales están ilustrados por animaciones que combinan, de manera humorística, simbología latinoamericana con algunos clichés australianos, recordando que vivimos en un mundo en el que hoy en día impera la globalización y que sí puede existir un australiano con espíritu 100% latino.

Les presentamos a continuación nuestra entrevista con Moses Iten y Sean Healy con quienes coincidimos en su paso por Oaxaca.

kanguros3

¿Crees que la cumbia es un género común en Australia? ¿Te ves en la necesidad de salir de tu país para encontrar al público indicado para tu música?

Moses: Definitivamente, la cumbia no es un género común en Australia; pero, esto también llega a ser algo positivo. Esta es una de las razones por la cual nos llamamos The Cumbia Cosmonauts, para generar una mayor conciencia por este género, el cual, a mi ver, es toda una cultura. Sin embargo, esto también implica una gran carga para nosotros, ya que somos casi el único proyecto que representa a la cumbia en Australia, aunque en los últimos años ya estén surgiendo nuevas propuestas.

En Australia sí hay un público, por eso no creo que salga del país por el simple hecho de tener un público, sino por la sensación que eso me crea. He estado varias veces de gira por Europa en donde la reacción es similar que en Australia, porque hay un concierto de cumbia cada tres meses en países como Francia e Inglaterra. Pero, venir a México es muy distinto, porque es el país de muchas de mis referencias y también porque al venir entras directamente al círculo de artistas de cumbia. Por una parte es algo intimidante, pero por otra es una sensación genial. Ahora que he llegado al final de mi gira creo que fue algo muy excitante volver al lugar que me inspiró.

¿Trabajaron juntos para crear los visuales para el show?

Moses: En Australia suelo trabajar con otro VJ llamado Martín Hadley, quien forma parte de The Cumbia Cosmonauts. Sean ha sido un colaborador durante mucho tiempo en distintos proyectos míos y ha participado en varias ocasiones con The Cumbia Cosmonauts.

Para esta gira sí hablamos de varios conceptos, ya que en Australia lo que solemos hacer es enseñar el contexto de nuestra música a un público australiano a través de imaginería latinoamericana, pero de esta vez pensamos “Bueno, ahora venimos a México como un acto de Australia, por eso tenemos que poner contenidos australianos en los visuales.” Por esta razón, para esta gira Sean trabajó en específico en algunas animaciones con canguros y otros clichés australianos mezclandolos con imaginería latinoamericana.

Es un trabajo que lleva un proceso. Es por esto que hay una persona físicamente presente que se encarga de los visuales durante el show. Es también un acto en vivo, no es un DVD al que le das play. Es, en definitiva, una colaboración.

kanguros4

¿Cómo han estado reaccionando los mexicanos ante un artista de cumbia que no es latinoamericano?

Moses: En el principio de la gira sentía que estaba pasando por un reto, pero ahora veo que no es cierto ya que fue la gente mexicana que me invitó a tocar y a presentar The Cumbia Cosmonauts en México. Siento que proyectos como el nuestro también forman parte de la escena musical de este país y es una muy buena sensación sentirse integrado.

También en Australia, que es un país multicultural, me han juzgado. Hay una comunidad latinoamericana, de la cual la mayoría son colombianos, quienes consideran a la cumbia como “el folklore nacional”, en lugar de música popular.  He recibido varios comentarios por parte de colombianos como “¿Qué estás haciendo?” y creo que tienen un cierto sentimiento de posesión intelectual de la cumbia, lo cual también es cierto.

Como sonidero, cuando pongo versiones mexicanas – en general sonideras – de cumbias clasicas de Colombia, algunos colombianos hasta se enojan.  Y pues, como lo hacen los “colombianos” de Monterrey y los sonideros del centro de México, yo también siempre intento saludar al pueblo colombiano  por haber creado esta música.

Con los mexicanos me siento en el mismo nivel respecto a la cumbia. La gente tiene curiosidad de por qué me gusta la cumbia y nunca nadie me ha hecho sentir incómodo por hacer cumbia. Me sentí muy bienvenido en México.  Ojalá pueda viajar a Colombia algún día no muy lejano para mostrar mi amor por la cumbia y la música colombiana en general como la champeta, currulao y toda la riqueza de ritmos africanos que tienen.  Hay que considerar también que no hago solo cumbia, ya que la cumbia es algo universal y sin fronteras. Eso debe llenar a los colombianos de orgullo.

La música de The Cumbia Cosmonauts tiene una cierta esencia “berlinesa”. ¿Tienen alguna conexión con Berlín?

Moses: Para mi, hace algunos años, Berlín era la capital de este tipo de cumbia electrónica a la cual acudían todos los artistas latinoamericanos que se dedican a este género musical. El sello Chusma Collective es el anfitrión del escenario de “Fusion Festival” en el cual conocí a la mayoría de estos artistas de cumbia experimental, incluyendo a mexicanos y argentinos, que me inspiraron.

De esta vez que estuve en México D.F. sentí que esta ciudad se está volviendo en la nueva escena mundial de la cumbia; sin embargo, en el 2009-2010 Berlín era todo un mundo de oportunidades. Nosotros producimos un CD que se lanzó ahí, por eso es chistoso que un grupo de cumbia de Australia sea lanzado en Berlín. Es por esto que a lo mejor la manera en que suena nuestra música tenga influencia berlinesa.

¿Cuál es el objetivo de tu gira por México y Estados Unidos?

Moses: El principal motivo de mi gira por México es porque para mi todo empezó en este país. Viví aquí hace algunos años y cuando regresé a Australia en el 2007 empecé a contactar con gente que se dedica a la cumbia a través de my space, facebook y soudcloud.

En los últimos siete años he estado trabajando de cerca con gente muy distinta. Hice varios viajes a Europa en donde conocí a distintos artistas; sin embargo, hay otra gente con la que he estado en contacto durante este tiempo la cual no conozco en persona, solamente online o por skype. Por ejemplo, hay un amigo de Monterrey con quien he estado trabajando en los últimos 4 o 5 años que va a tocar en una de las fiestas de esta gira y nunca nos hemos conocido físicamente.

Entonces, para mi esta gira es más bien para conocer a toda esta gente en persona, ver dónde viven, dónde producen su música, en qué bares tocan, etc. Cuando uno ve las cosas en internet es distinto. Quiero experimentar, sentir y hablar con la gente, vivir la experiencia. Se trata de alcanzar la paz con uno mismo.

El proyecto de The Cumbia Cosmonauts es muy internacional, por eso a veces siento que tengo más que ver con gente de México que he conocido por internet que con, por ejemplo, mi vecino en Melbourne.

Sean: Lo mismo ocurre en el campo de los visuales. Aunque no haya tantos VJs como DJs en el mundo – por esto es difícil que un VJ esté enfocado sólo en cumbia, o en hip-hop, o otro género en particular -, cuando te encuentras a alguien es siempre como: “Oh! Te dedicas a lo mismo que yo! Qué chistoso!” y nos reímos y nos conocemos… Creo que hoy en día las comunidades que se forman, sea online o offline, en torno a un tema son muy interesantes.

Un encuentro interesante en esta gira fue en Toluca, en donde conocí a una persona que cuando le dije que estoy viajando con un artista de cumbia de Melbourne, Australia, me dijo que era chistoso que hagan cumbia en Australia. El día siguiente me invitó a hacer algunos experimentos para mi proyecto de proyecciones sobre tejados y ahí me empezó a preguntar si conocía a ciertos músicos de Australia. No me sonaban y le pregunté quién eran. Resulta que esta persona tenía un gran interés por el glitch hop australiano, el cual es uno de los mejores del mundo. Entonces yo le contesté “Bueno… Ayer me decías que era gracioso que gente en Australia se dedique a la cumbia…. Pues, es extraño que sepas tanto de glitch hop australiano.”

Moses: Sí, esto es un ejemplo muy interesante ya que está al revés. Si aquí creen que es raro que un gringo o un bicho raro venga a tocar cumbia, para nosotros es raro que un mexicano esté metido en el glitch hop. Es que esto es como un género musical que los australianos consideran sagrado casi “nacional” o “folklórico” y que nadie afuera de Australia puede tocar.

¿Qué es el glitch hop de todas formas? Es una combinación de hip-hop norteamericano con influencias afro. Lo mismo ocurre con la cumbia: viene de Colombia, pero está cargada de ritmos africanos. De hecho, cierta vez tuve la oportunidad de trabajar con músicos de África en Australia. Ellos no sabían nada de cumbia, pero como tiene ritmos africanos sí los prendió y el resultado fue algo bien cargado de tambores africanos y mucho ritmo.

kanguros2

Es parte del proceso de globalización de la música…

Sean: ¡Exactamente! El reto hoy en día, como estamos expuestos a muchas cosas distintas y muchas culturas, es cómo dedicarse a algo en particular y no caer en la monotonía. Cómo seguir explorando sus raíces y mantenerlo fresco e innovar. Hay, por ejemplo, gente que te dice “Me estoy dedicando al moombahton” y dos meses después ya se está dedicando a otra cosa; y, por otro lado es difícil mantener al público actual interesado porque hay tantas cosas en el mundo.

Moses: Sean, en parte, está explicando por qué el proyecto se llama “Cumbia” Cosmonauts. Cuando lo empezamos, mi compañero Soup aka. Thomas Campbell me decía: “¿Por qué cumbia? y ¿si en cinco años queremos hacer algo distinto?” Y ahora, viendo hacia atrás pienso “¿cómo fue que dije eso?” No tengo ni idea, pero aquí sigo con la cumbia. Aunque en las mezclas introduzca otros géneros, la esencia de la cumbia sigue ahí.

 

Y nunca te sentiste tentado en mezclar música de los indígenas australianos con cumbia?

Moses: Mucha gente me lo ha sugerido, pero no creo que por ser australiano tenga que introducir música nativa de Australia. No obstante, Sean sí introduce canguros en los visuales. (se ríen)

Sean: Bueno… Sé que a la gente le gusta los canguros… (se ríe) Pero sí, la verdad es que algo que preparé en específico para esta gira fueron los visuales con canguros ya que veníamos a otros países. Coloqué a un canguro dentro de un traje de astronauta desplazándose por la pantalla o un canguro con una máscara de luchador mexicano. Quería remarcar que estamos presentando una interpretación australiana de otra cultura, una perspectiva internacional de México. El efecto es gracioso para el público.

Moses: Sí, creo que a través de los visuales es posible explorar el lado más conceptual de las cosas. La música tiene que funcionar en la pista de baile y hacer que la gente se divierta y los visuales se encargan de transmitir un mensaje más allá de la pura fiesta.

La comunidad del Global Bass es muy reciente y sigue siendo muy reducida. ¿Crees que The Cumbia Cosmonauts es un proyecto totalmente integrado en ella?

Moses: Cuando me empecé a dedicar seriamente a la música, cuando tenía unos 18 años, descubrí un hip-hop en distintos idiomas. Yo crecí como europeo-australiano, por eso escuchar ese hip-hop en donde rappers turcos inmigrantes en Alemania hablaban de su contexto social me hacía identificarme mucho con su mensaje de “No tienes por qué pertenecer a un solo lugar.” Por otra parte, yo crecí escuchando música folklórica, pero asociada con un solo lugar y de índole bastante nacionalista. Por eso, cuando empecé a mezclar, mis primeros sets tenían un gran porcentaje de hip-hop que yo intercalaba con algo de música chalga de Bulgaria, o música serbia o algún rapper turco. Al mezclar ese tipo de sonidos el resultado no era tanto bass, pero un tipo de Global Beats.

En ese entonces, el concepto de Global Bass ni siquiera existía. Fue así que vine por primera vez a México y me enfoqué en los Balkan Beats, sin embargo nunca logré clavarme en la música balcánica. Regresé a Australia con la idea de que “cumbia es lo mío” y así decidí especializarme en este género.

Cuando empecé a producir cumbia en el 2008 me enteré que había más gente haciendo lo mismo y mezclándolo con música folklórica africana y latinoamericana. El resultado era música para la pista de baile y lo importante era que sonara lo más rápido posible. Es ahí que la idea de “bass” entra. Creo que es una tendencia que viene de Jamaica, del Dub jamaicano y el dancehall, lo cual combinado con ritmos africanos y latinos y acapellas te lleva a otro nivel.

Dentro de The Cumbia Cosmonauts también le tengo que dar crédito a Thomas Campbell aka. Soup, quien aunque no tenía idea de cumbia en el principio, fue mi mentor en la producción. Gran parte de la técnica se la debo a él además de que tiene un gran conocimiento del dub jamaicano.

kanguros5