Redacción: Lora Grigorova, Oaxaca

Entrevista: Lora Grigorova y Betto Sibaja

Fotografía: Betto Sibaja y Lora Grigorova

y1

Japanese Gypsy Music (Música Gitana Japonesa) es un nuevo género de música que forma parte de la amplia galería de híbridos que están surgiendo en ausencia de algo nuevo. Ya todos los sonidos han sido explorados, ya estamos hartos de escuchar las mismas viejas melodías, y aunque suene extraño, la música japonesa mezclada con música gitana, y acompañada de una sensual danza del vientre con influencias hip-hop es una propuesta que despierta la locura en cualquier fiesta.

Se trata de un experimento desarrollado por The Dolomites, un grupo que fue fundado por el músico Stevhen Koji Iancu, ex-Gogol Bordello, y miembro invitado de Balkan Beat Box, Gypsyliana, Mad Juana y Yerba Buena; y por Max Swekes. Desde su creación en 1998, The Dolomites no han parado de expandirse, habiendo estado en distintas ciudades (Nueva York, Tokyo, California) y dado la vuelta al mundo. En la actualidad cuentan con más de 100 miembros en distintos países entre los cuales está México y abarcan no solo a la música japonesa y la gitana, sino que a una amplia diversidad de géneros y estilos.

Tuvimos la suerte de coincidir con Stevhen de The Dolomites y con la bailarina japonesa Natsumi Suzuki en Oaxaca, en el transcurso de su gira por México que incluye conciertos en México D.F., Oaxaca, San Cristóbal y Tulum. Los acompaña DJ Blacky de Disko Balkan, el colectivo mexicano que se ha encargado de difundir la música balcánica en el país desde 2008, volviéndola en un género de gran importancia dentro del panorama musical mexicano. Les presentamos a continuación la conversación que tuvimos con los artistas antes de su concierto.

y2

 

De qué se trata esto a lo que llaman Japanese Gypsy Music?

Stevhen: ¿De qué se trata? Bueno… Creo que nace de mis orígenes. No soy un gitano japonés! No me malinterpretes! Mi madre es japonesa y mi padre era rumano; sin embargo, él odiaba a los gitanos, al punto de llamarme “maldito gitano!” siempre que se enfadaba conmigo cuando yo era niño. Fue eso que despertó mi interés por la música gitana desde muy temprano. Decidí juntar las dos tradiciones porque me gustan las melodias japonesas antiguas, como el enka. Creo que los dos géneros comparten muchas similaridades, tienen una especie de escalas híbridas.

Estudié la carrera de musicología y hasta enfoqué mi tesis en la música gitana. También trabajé con algunos músicos gitanos y así pues, la Japanese Gipsy Music es algo que yo junto porque está basado en mis orígenes culturales. Este híbrido surgió a partir del boom balcánico; sin embargo, va más allá de la música gitana y la japonesa. También me gusta la cumbia, la música africana de El Congo, y hasta el dark, lo monstruoso y los sonidos asombrosos.

Y ¿qué vino primero? ¿La música japonesa o la música gitana?

Stevhen: Creo que fue la gitana. Cuando andaba en la secundaria, en los 1990s, salieron películas como Gato negro, gato blanco y Underground que despertaron más todavía mi interés por los gitanos. Empecé a investigar a fondo sobre ellos y vi varios documentales. De hecho, mis gitanos favoritos son los alemanes.

y3

 

Y ¿cómo fue que empezaron a trabajar juntos? Porque primero vimos la música gitana, la música japonesa y, de repente, la fusión con la danza del vientre…

Natsumi: (se ríe) Bueno, cuando empezamos a salir Stevhen me propuso varias veces de actuar juntos. En aquél entonces yo no quería actuar con un músico. Yo estaba acostumbrada a usar CD, a mi me encanta la música electrónica, y bailaba exclusivamente hip-hop. Es más cómodo usar música pre-grabada. A mi no me gusta la música en vivo! (todos se ríen) Pero… Hei! Atención! Me encanta la música balcánica y la música japonesa. De esta manera, cierto día pensé: “Bueno… Él hace música balcánica, hace música japonesa, también hace electrónica…” entonces llegué a una conclusión: “Tal vez su música quede bien con mi estilo de danza!” Y por fin acepté la propuesta de hacer algo en conjunto.

Y ¿en dónde fue tu primer encuentro con la música balcánica?

Natsumi: Bueno… Cuando yo vivía en Japón yo no estaba interesada en la música balcánica. Fue hasta que llegué a San Francisco que me encontré con un amplio panorama de músicos del género que me llamaron la atención.

y4

 

Ustedes suelen actuar en Japón a menudo?

Stevhen: Bueno… Estamos planeando una gira de dos meses para el próximo año. Va a ser, en realidad, nuestra primera gira por Japón. Yo solía actuar allí muy a menudo cuando estaba solo, pero esta va a ser la primera vez con Natsumi.

Es que tenia la curiosidad de cómo reacciona el público japonés a este estilo de música. ¿Están acostumbrados? (Risa general)

Stevhen: Bueno… Tengo un disco que hice en Japón que se llama 何じゃこりゃ?!- nanjya korya – lo cual significa en inglés “What the fuck is this?” porque sentía que la reacción de mucha gente en el público era como “What the fuck is this?” Porque, ya sabes, cantaba en japonés, pero yo no tengo cara de japonés, aunque lo sea en parte… “What the fuck is this?”, ya sabes… No sabían qué pensar, aunque a muchos les terminaba gustando.

Pero, hoy en día, creo que la música balcánica y la gitana se han vuelto más populares y más conocidas en Japón, por eso va a ser interesante volver ahora, cuatro años después, y ver la reacción. Puede que sea la misma… Quién sabe…

y5

 

Es que nosotros hemos visto muchos shows de este tipo de música balcánica-gitana en Europa. Sí nos sorprendió que algo semejante llegara hasta Oaxaca. ¿Cómo se está desarrollando este género de música aquí en México?

DJ Blacky: Bueno… El movimiento balkan en México se ha concentrado siempre en el Distrito Federal. Tuvo ahí sus orígenes, tal vez en el 2004, cuando apareció una banda llamada Polka Madre que tocaba gypsy punk, pero no había una escena consolidada. Era un grupo que hacían su lucha y tanta era que mejor se iban a tocar más a Europa que en México. El auge del género balkan en México fue con la llegada de Goran Bregovic por primera vez a tierras aztecas en el 2008. Fue en ese entonces que se formó el colectivo del cual formo parte yo, Los magníficos impostores, que empezamos a organizar una serie de fiestas que con tiempo llegaron a tener un gran éxito. Recuerdo que en las primeras fiestas que organizabamos iban 20 personas, de las cuales 15 eran amigos, y las demás personas iban de cautivas. De repente, el lugar que ocupabamos se volvió muy chico y tuvimos que trasladarnos a otro más grande. De esta manera, empezamos a hacer fiestas más regulares y para nuestro primer aniversario tuvimos hasta la oportunidad de traer por primera vez a Ori Kaplan, el saxofonista de Balkan Beat Box en su versión de DJ.

A partir de ahí seguimos en la búsqueda del crecimiento de este movimiento y poco a poco lo hemos logrado. Hoy en día por ejemplo, es la segunda vez en 15 años que el Vive Latino tiene un encabezado de este género de música. El año pasado estuvo Balkan Beats México y este año está Emir Kusturica. Esto es un parámetro nada más de las dimensiones que esto ha alcanzado en México. Obviamente han salido más bandas, algunas de las cuales han estado desde el principio, como el Triciclo Circus Band, La Sonora Balkanera, Balkan Nour, La hora de la hora, etc.

Stevhen: Él es un “balkan freak”. (risa)

DJ Blacky: Sí, lo que me gusta mucho de esta música es que la sientes. Yo no hablo ningún lenguaje de los Balcanes, sin embargo la música la sientes y la bailas.

y8

 

Y ¿qué nos espera en el show de esta noche?

Stevhen: El show de hoy va a ser más orientado al DJ. Normalmente me gusta tocar la tuba o el saxofón que son mis instrumentos favoritos, y también la percusión; sin embargo, esta vez no tuvimos tiempo suficiente para prepararlo. Pero así es como me gusta trabajar con The Dolomites, usar mis canciones y mi música.

Pero hoy va a ser solo con canciones que he producido y he hecho, Natsumi va a bailar, voy a poner también selecciones de otra música, todo mezclado. No va a ser solo balcánica. Como decía, yo soy más bien una persona global, me gustan todos los global beats: africanos, balcánicos, japoneses, hip-hop, moombahton y hasta manele.

y6

 

Ya no te atrae el folk balcánico original…

DJ Blacky: Yo estoy pasando por un momento similar. Cuando empecé yo solía usar las versiones folk originales y se las presentaba al público. Hoy en día, de repente me vuelvo muy house, muy minimal, o electrónico o muy beat, aunque siga empleando canciones muy folklóricas. Hay público que no lo acepta y me dice “¡No! ¡Si esto no es Balkan!”. Pues ¿cómo no? ¡Está evolucionando!

Stevhen: Si me preguntan, yo creo que el futuro de la música balcánica es más global. Ya empezó con la mezcla de balkan-cumbia, o con la mezcla de música japonesa, o la música africana.

y7

 

Sí, como si recogieras sonidos de la basura y los reciclaras…

Stevhen: Sí, ¡eso es!

DJ Blacky: Y esto es parte del show de esta noche. Por ejemplo, Stefanko toca, como decía, moombahton, cumbia, dub; cosas que yo, por ejemplo, cumbia de repente sí toco, pero el dubstep o el moombahton no son mis hits, yo me voy más al beat. Creo que no hay que mantener ni toda la noche cargada de beats, porque puede cansar al público después de determinado tiempo, y entonces ahí completamos el show. Esto es más digerible para el público.