Lora Grigorova, Madrid
Estamos situados en la última planta de un edificio del Barrio de Lavapiés, una parte de la ciudad que se encuentra en un curioso proceso de regeneración, gracias a la difusión de nuevas tendencias procedentes de distintos puntos del globo y el reciclaje de lugares que habían sido sometidos al abandono. Es, también, un punto de encuentro de distintos personajes dedicados al arte, la música, la literatura y el teatro, cuyas trayectorias se entrecruzan por los nuevos cafés y bares que están floresciendo en la zona. De caña a vino, hay un continuo flujo de ideas, la creación de nuevos proyectos y, lo más importante, el establecimiento de fuertes lazos de amistad. En una de esas ocasiones, tuvimos la oportunidad de conocer a Edu.
Residente en el barrio desde hace seis años, Edu se encarga de dar un nuevo ritmo a este Lavapiés re-emergente. Se trata pues, de uno de los Djs más experimentales de Madrid, el cual, empleando un mecanismo analógico y la pura creatividad, logra mover a cualquiera, no importa la edad. Edu nos invitó a su casa, en donde pudimos experimentar su potencial en primera fila. Con una terraza que proporciona un panorama de todo el barrio y sus alrededores, un auténtico mar urbano, su estudio es un verdadero paraíso de creación musical. Ya, al abrir la puerta, nos recibe con una potente ola de sonido que penetra en todos los poros de nuestro cuerpo. De pronto pasamos a la palabra, en donde surge un interesante diálogo, con mucha música por en medio, que nos abre las puertas a este fabuloso sub-mundo que es, a la vez, tan desconocido.
edu2
  • Cómo defines tu trabajo? Lo podrías incluso llegar a considerar una performance?

No, no… La música está siempre primero. La música es lo más importante, es ella la que hace que la gente baile. Hay una gran distinción entre el acto performativo y la mezcla musical.

 

  • Pero, igual, no crees que haces un poco de los dos? Las veces que te hemos visto hay siempre una confluencia entre momentos “serios”, por así decir, y momentos en que entras en el ambiente que tu música ha creado.

En muchos casos hace falta animar a la gente. Cuando estás pinchando desde las cuatro de la tarde hasta las tres de la mañana no tienes de otra que crear momentos de mayor impacto. Yo, por ejemplo, a veces uso máscaras u otros soportes para estimular al público. Sin embargo, el show es secundario, la música es lo que de verdad importa.

edu3

  • Pero veo que te gusta comunicarte con el público.

Claro, es muy importante para mí.  No obstante, cuando hize mi primer sampler, cuando tenía veinte años, me di cuenta que no es por el hecho de que me guste bailar que lo hago. Me gusta hacer bailar a la gente, verla saltar al ritmo de mi música. Además, estuve engañado muchos años. Pensaba que la música sirve sólo para bailar, pero hay música para todo y cada tipo de música tiene su momento. Por eso empecé a experimentar cosas nuevas. Ahora, por ejemplo, puedo componer pequeñas líneas armónicas para acompañar a un recital de poesía, o insertar un extracto de ópera en mis mezclas.

 

  • Cuál es tu definición de música, si es que tienes una?

No tengo una definición de música, todo vale. No tengo ni idea de solfeo, nunca he estudiado música en el sentido clásico. Trabajo a base de escuchar. Sé lo que suena bien y lo que no suena bien.

edu4

  • En este caso, eres más bien experimental?

Sí, creo que sí. Mi primer paso con la música fue intentar hacer copias. Todos los comienzos son a base de copias. Trataba de imitar a mis ídolos como Apex Twin, Kraftwek y Autchre; pero al final decidí dejarlo y hacer lo que salga, siguiendo a mi propio instinto.

 

  • De cuántas personas necesitas para montar un show? Cuánto tiempo se tarda en ello? Cómo seleccionas la música para cada show?

En general no necesito a nadie. Para montar todo el equipo, con todos los cables, tardo entre media hora y tres cuartos de hora. Se tarda más en desmontar, claro. Ya estás bien cansado y, además, si llevas algunas bebidas encima todo el proceso se alenta.
En lo que respecta a la música, ya lo tengo todo preparado y, para una persona con mala memoria como yo, un bloque de papel y un lápiz son indispensables. Ahí suelo anotar toda la secuencia de la noche. Suelo preparar desde antes una pequeña partitura, además de que entre un veinticinco y un cincuenta por cien de la música ya está grabado. El resto lo improviso. Todo depende del estado de ánimo que tenga en ese día. Me levanto por la mañana y me pongo a prepararlo todo en mi estudio con la ventana abierta para que entre el aire. A veces me comunico musicalmente con el vecino de enfrente que también es un Dj muy conocido, Dj Joker, mi amigo Juan Antonio. A veces incluso hacemos guerras de música por la ventana. Es muy gracioso. Y lo bueno es que no tengo vecinos ni abajo, ni en los lados, sino esto sería un gran problema.

edu5

  • Dijiste que usas exclusivamente máquinas analógicas. Cómo se pueden diferenciar éstas de las digitales?

Empleo tecnología MIDI que son las siglas para Music Intrumental Digital Interfase. En una Mac, por ejemplo, ya tienes todo pregrabado y no lo puedes manipular. Es como si estuvieras mandando un correo electrónico.
El elemento central del equipo analógico es la caja de ritmos, en donde voy cambiando los sonidos. El sintetizador monofónico me permite tocar una nota, haciendo desaparecer a la anterior. Es el sintetizador analógico que me permite ir más allá. Éste admite hasta treinta y dos notas, lo cual me da la facultad de hacer mis propias armonías. Esto, con un ordenador no se puede hacer. De hecho, una vez me compré uno y al segundo día ya le faltaba una tecla.
Por último, tenemos el sampler, un aparato que sirve para meter sonidos de afuera como voces o grabaciones de campo que es algo que me atrae mucho. Se trata de crear tus propios sonidos, como, por ejemplo, meterle un portazo a la puerta del baño e introducirlo en la mezcla musical.
Recientemente descubrí que hay un cable para conectar las técnicas MIDI con un ordenador; o sea, compatibilizar las máquinas antiguas con el sonido digital. De esta manera, estoy empezando a experimentar cosas nuevas.

 

  • Alguna vez has actuado en otro país?

He bailado en muchas partes del mundo; sin embargo, en lo que concierne a mi trabajo, nunca he salido de la península. Aquí en Madrid, he tenido la oportunidad de entrar en varios proyectos importantes. Ha sido muy importante mi participación en el Light Project de Nokia o en Estorical Beats, cuando logramos el permiso para cortar el Paseo del Prado. En esta ocasión, la gente de Madrid no se lo esperaba, pero logramos juntar a 12 mil personas.

 

  • Una ultima pregunta: te inspira vivir en Lavapiés?

Bueno… Me inspira desayunar un pan tumaca en el café al lado de mi casa, mientras que escucho música de la buena.