Lorrain d’Ónice, Madrid

Fotografía: Betto Sibaja y Lorrain d’Ónice

Maquillaje: Marta Grazia

Modelo: Eduardo Elec-tron

Controverso y macabro, el Joker viene a ser la carta más intrigante de la baraja, comparada con la del Loco en el tarot, el cual representa al niño que todos llevamos dentro, la espontaniedad y la sinceridad inocente. Es la figura de la despreocupación, de una persona que esta lista para experimentar cosas nuevas e intentar ir por nuevos caminos. Mucho por el contrario de lo que ha sido representado en la cultura popular contemporánea, como personaje malicioso y oscuro, un verdadero villano, el Joker es una iconografía cargada de positivismo y posibilidades. Es por este motivo que le dedicamos una galería, en donde tratamos de representar a un típico hombre inserto es su urbanidad del día a día, pero maquillado. Tal y como la tan despreciada carta del Joker, este hombre no cuadra en ningún contexto es completamente una locura una carta para bromear, esto va tranformándose en un personaje ficticio.